Padilla (Afinoa) dijo que la noticia permitirá mayores ahorros al sector.

El limón no es hospedero de la mosca de la fruta: “Esta noticia implica un gran respaldo”

“La postura de un conjunto de países, como lo es la Unión Europea, sobre que el limón no es hospedero de la ‘mosca de los frutos’ implica una gran noticia para nosotros, como productores citrícolas”, celebró el presidente de la Asociación Fitosanitaria del NOA (Afinoa), Pablo Padilla.

“Además, marca sobremanera el éxito que estamos teniendo en el trabajo mancomunado entre el sector privada conjuntamente con el Estado, en referencia al Senasa, y las investigaciones de una prestigiosa institución, como lo es la Estación experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), que logró demostrar esos resultados”, agregó.

Consideró clave el trabajo de la Eeaoc, que mediante sus investigaciones alcanzó los resultados que permitieron que el Senasa pueda sentarse a discutir con las autoridades de la UE, y llegar a acuerdos fitosanitarios.

Padilla señaló, además, que tener este calificativo sobre la ‘mosca de la frutas’ en los limones le permite al sector ahorrar algunos gastos en el proceso de certificación. “En lo comercial no cambia mucho, pero que la UE diga que el limón argentino es libre de mosca implica un gran respaldo, y nos ayuda mucho a la apertura de nuevos mercados”, afirmó.

De ese modo, celebró el anuncio del Senasa, de que la UE había analizado las presentaciones realizadas por la Argentina sobre la condición del limón respecto de la “mosca de los frutos” y había aceptado la propuesta de certificarlo como No Hospedero de la plaga.

Sobre la base de esto, Afinoa comunicó que a partir de este momento no será necesario continuar con el monitoreo de mosca en Unidades de Producción de limón. “El sistema informático ya se encuentra modificado y adaptado para proceder a la certificación sin tener en cuenta los tres monitoreos de mosca de los últimos tres meses previos a la cosecha”, dijeron. Y recordaron que las UP deben cumplir con los monitoreos tradicionales -cancrosis y mancha negra-, bajo las mismas condiciones, como se venía trabajando antes.