Reclaman mayor impulso a la producción ovina

Durante la reunión de la Mesa Ovina Nacional se abordaron algunas cuestiones importantes para la actividad como la renovación de la ley , menor presión impositiva y fomento de los mercados interno y externo.

El coordinador de la MON, Carlos Vila Moret, vicepresidente de SRA sostuvo que «la ganadería ovina es la actividad que más hectáreas ocupa en todo el país y tiene todo para crecer a partir de la generación de alimentos en la etapa post Pandemia puesto que, a pesar de la crisis y la caída en la demanda de bienes en general, la población mundial va a continuar requiriendo alimentos todos los días, y esto significa una enorme oportunidad para la actividad».

En otro momento hemos tenido una población de 60 millones de cabezas que luego cayó por falta de estímulos, y a partir de la ley ovina se recuperó a 12 millones en la actualidad», explicó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, en una conferencia virtual de la mesa ovina nacional.

Chemes destacó que eso «demuestra que se puede crecer», y señaló que es «un freno importante la falta de crédito». En este contexto, afirmó que «la pandemia es un flagelo que nos está presentando un problema muy grande, porque seguimos trabajando con una presión impositiva muy grande y caída de los mercados».

«A futuro es posible que el hecho de que seamos productores de alimentos nos va a posicionar en un escalón superior en el mundo. Tenemos que estar a la altura de la situación con políticas que apoyen esta situación, y que no sólo vean al sector como una fuente de recursos fiscales», indicó,

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, dijo que «la renovación de la ley ovina es imperioso».

Por otra parte, observó que por la pandemia hay «una revalorización de las acciones de los Estados», y sostuvo que «se necesitan señales de confianza para generar la inversión»

En tanto, Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria (FAA) sostuvo que la producción ovina «es una gran oportunidad para el pequeño productor», y que el Estado «tiene que tener una participación virtuosa en toda la cadena. Hay un antes y un después en la Ley Ovina, en el crecimiento del sector y hay en el consumo una gran posibilidad de desarrollo», agregó.

El presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, pidio fortalecer la Ley, en base a tres pilares: financiamiento al pequeño productor, promoción del mercado interno y mercado externo. «El mercado externo va a ser propicio porque los grandes países ya han pronosticado crecimiento para el año que viene, y si el sector ovino está preparado tenemos una oportunidad», consideró.