Pobladores de El Bolsón de Fiambalá se capacitaron para la elaboración y comercialización de algarroba

Días atrás se realizaron las jornadas de “Formación en la elaboración, agregado de valor y comercialización de harina de algarroba” en la localidad de Tatón, departamento Tinogasta. La actividad, que contó con una gran cantidad de habitantes de las comunidades del Bolsón de Fiambalá, fue organizada conjuntamente por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Catamarca y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación a través del Proyecto de Manejo Sustentable de Tierras del NOA y Cuyo.
El encuentro tuvo como objetivo primario capacitar a los pobladores de la zona en el uso, elaboración y comercialización de harina de algarroba y productos alimenticios derivados. Asimismo, se procuró generar conciencia acerca de la importancia de proteger las especies nativas y los bosques para evitar la degradación de la tierra, con el fin de lograr una producción sostenible en los diferentes sistemas productivos.
“Nos han enseñado sobre todo el valor del algarrobo, sus propiedades nutritivas, las cosas que se pueden hacer y cómo podemos utilizar la harina”, explicó la productora de Anillaco Mercedes Perea, a lo que agregó: “Tenemos que concientizarnos de no talar el algarrobo, cuidarlo, porque nos da muchos beneficios, como hasta el abono para las plantas”.
Es menester destacar que el ejemplar de flora autóctona en cuestión aporta distintos beneficios al Ambiente, como la cobertura del suelo y la producción de materia orgánica. Y además de ser la principal fuente de madera en la región, sus frutos pueden aprovecharse para la elaboración de productos alimenticios para personas y/o forraje para fauna doméstica.
“En el Bolsón de Fiambalá son muy característicos los parches de bosques degradados de Prosopis flexuosa (algarrobo) que se extienden de manera discontinua a lo largo del río, abarcando una superficie de más de doce mil hectáreas. También forman parte del patrimonio natural y cultural de la región, y tienen una importancia significativa en la dinámica hídrica del río Abaucán, la biodiversidad y la protección del suelo”, detallaron.
El evento contó con la presencia de Marcos Fabián, consultor ecorregional de Monte de Sierras y Bolsones del Proyecto MST NOA Cuyo, mientras que la capacitación estuvo a cargo de Patricia Cortez, ingeniera agrónoma de INTA-Tinogasta, y de la nutricionista Antonella Bustamante.
Por último, se aclara que en El Bolsón de Fiambalá se encuentra uno de los tres SEI del Proyecto MST NOA Cuyo, iniciativa que cuenta con el apoyo del PNUD, la cual es implementada por el Ministerio de Ambiente de la Nación y financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.
“El Proyecto -que comprende las provincias de Catamarca, Tucumán, La Rioja, Jujuy, Salta, Mendoza, San Juan y San Luis- busca mantener y mejorar los servicios de los ecosistemas, para sostener las formas de vida de las comunidades rurales y reducir la presión sobre los recursos naturales por los usos de la tierra”, finaliza el comunicado.